• Fauno

Muertos de hambre



Hoy les voy a contar una historia, una historia de hace no mucho tiempo… Bueno, quizá sí algún tiempo tiene ya, quizá algunos de los que hoy son seleccionados, o pre-seleccionados, o cual sea que fuere su estatus en el representativo de este país, no importa, probablemente no habían nacido o quizá ni al kinder entraban.


Bueno, el tema es que yo estaba en la juvenil y hubo una evaluación en donde se iba a definir el equipo que participaría en el U.S. Open y la gira a Europa de aquel año, porque sí, hubo un tiempo en el que la selección juvenil iba al U.S. Open y a la gira a Europa.


Antes de dicha evaluación nos hicieron concentrarnos un tiempecillo en Jalisco, en el famosísimo CODE. Justo el día que nos citaron a todos los que íbamos a estar concentrados y después a evaluar, el entonces presidente de la (En ese entonces) h. Federación Mexicana de Taekwondo, el profesor Roberto Beltrán Ramonetti (A quien Dios guarde muchos años), nos dirigió unas palabras de bienvenida que iban desde el típico “échenle ganas”, “son los mejores”, “son el futuro”, palabras más, palabras menos…


Lo que verdaderamente recuerdo de aquella plática es que el presidente terminó diciendo: “Quienes ganen la evaluación van directo al U.S. Open en Orlando y después a la gira a Europa que será en Bélgica y Alemania, y los que no ganen serán bienvenidos a acompañarnos a las giras siempre y cuando paguen su boleto de avión y la ficha del torneo. Federación Mexicana se compromete a pagar hospedajes, comida y el transporte local para todos aquellos segundos lugares que deseen unirse”.


Bueno, el chiste es que yo perdí la evaluación… Por un chingo (Te odio, Arturo Farias), pero ese no es el punto. El punto es que yo pude acompañar a la selección nacional ese año, primero porque me apoyaron mis padres, pero más importante: porque me apoyó mi federación. Si federación no hubiera dado ese incentivo para que los segundos lugares pudiéramos asistir a la gira, aunque mis padres hubiesen tenido todo el dinero del mundo, nomás no se hubiera podido.


¿Pero a qué viene esta historia? Ya algunos saben, otros se lo imaginan…



La semana pasada se pudieron ver algunos seleccionados (O pre-seleccionados, disculpen el tecnicismo) que mostraron muy orgullosos una carta que se envió a los presidentes de asociación de parte de la FEMEX (Así, sin la “h”) en donde se les solicita que se presentaran el lunes pasado en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano para iniciar una pequeña concentración que después culminaría con un campamento de entrenamiento en Mérida con selecciones internacionales… Y no creerás lo que sucedió después.


A mí lo primero que se me cruzó por la mente al ver las cartas fue que el campamento se atravesaba con el nacional que se acaba de anunciar, o sea que quienes vayan a Mérida se van a perder el nacional… ¿Se acuerdan que hace ocho días mencioné que ese evento se anunció como “el último filtro” rumbo al mundial? Bueno, pues al parecer no será así.


Pero no, queridos amigos, eso no es lo que hoy me tiene indignado y con mi hemorroide palpitando, no, eso del nacional ya es más o menos normal en esta administración, o sea, no está bien ni debería ser normalizado, pero seamos honestos, se esperaba; es como cuando pasas por la jaula de los changos en el zoológico y de repente te avientan un pedazo de caca: no está bien, ni debería ser normalizado, pero se espera de estos animales.


La sorpresa verdaderamente mayúscula vino cuando me acabé el café y en el fondo vi que les estaban pidiendo a los muchachos que llamaron a concentración una cantidad de dinero para el campamento en Mérida… Una cantidad que iba de los 20 a los 25 mil pesos POR PERSONA. ¿Qué incluía este pago? Pues me imagino que varios commodities como PARTICIPAR EN EL CAMPAMENTO.


Evidentemente esto nadie lo presumió en redes, no estoy seguro si alguien alzó la voz, pero no importa, para eso estamos aquí…


Me encantaría decirles que son unos pinches nacos como lo hago siempre, pero esto sí es demasiado bajo incluso para ser un simio que te avienta caca cuando vas pasando. Creo que ya a estas alturas es muy notorio el contraste entre el apoyo que federación solía dar hace algunos años y esto que ya va más parecido a una extorsión (Camisas de flores, zapatos sin calcetas, a lo mejor el pendejo soy yo por no ver las señales).


¿No hay dinero? Está bien, eso se puede entender, lo que no entiendo es ¿por qué organizar un campamento si no se tiene dinero? Y peor aún ¿a quién se le ocurrió la brillante idea de COBRARLE A LOS ATLETAS? Neta no sean miserables…


Tienen (O deberían tener) el dinero que se recaudó en el nacional pasado, tienen el dinero del evento ese de puras mujeres (Del cual ya hablaremos también), en enero se paga el RUF, el RCG y además acaban de hacer el COCET y los demás cursos el fin de semana en Querétaro, además del nacional que está en puerta… ¿No hay dinero? Váyanse a la chingada.


Lo que más coraje me da es que dentro de esa federación hay gente que estuvo en administraciones anteriores ya sea como atleta o igual administrativo, vengan y díganme ¿cuándo habían visto que a algún atleta se le cobre por un campamento? A quienes están ahí y fueron parte de la selección alguna vez ¿cuándo les cobraron a ustedes por algo mientras estaban en el equipo? Vengan y díganme, los reto, pinches muertos de hambre…



Si le van a regalar $25,000 a la FEMEX, invítenme un café o algo a mí también...


O regálenme dinero, si es que les sobra...




@FaunoBastard

Facebook.com/FaunoBastard

259 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Timing