• Fauno

Profeta en su tierra


“Y dijo: En verdad os digo, que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra”.

-Lc. 4:24


Casi no me gusta escribir citas bíblicas en mis textos, pues considero que varias de ellas son difíciles de entender y ambiguas en muchos sentidos; por lo mismo, cada quién las interpreta como le da su re(chingada)galada gana y eso, para efectos de algún ejemplo concreto que se quiera dar, equivale a un resultado devastador, sin embargo decidí poner esa frasecilla porque ilustra perfectamente el tema del que voy a hablar.


Esta historia empieza en 1937, que es cuando nació nuestro héroe (Y cuando digo “héroe”, lo digo en el sentido Deadpoolesco de la palabra): el tercer hijo en una familia de cinco miembros: Padre entrenador, madre réferi, hermana competidora y su otro hermano una persona normal.


Cuando yo conocí a Pepe él ya era medallista mundial, Campeón Panamericano, Campeón de varios abiertos, llevaba años en la Selección Nacional, peleaba en iguales condiciones contra Victor Estrada, su pelo ya pintaba algunas canas, etc, etc... Es decir, tenía toda una carrera hecha. El día que yo quedé en Selección, vi cómo él también ganó el Nacional, sólo que lo hizo casi con una mano amarrada a la espalda y sin derramar una gota de sudor, lo que me resultó casi tan sorprendente como que nunca había conocido a una persona de pelo negro, patillas blancas y barba roja.


Cuando la administración actual de la FEMEXTKD entra en funciones (Finales de 2008, si mal no recuerdo). La planilla ponía como presidente al C. Lic. Prof. Juan Manuel López Delgado (Yo creo que sí, ya sabían, ¿no?); como Vicepresidente, estaba el C. Prof. José Luis Ramírez (a.k.a. el papá de Pepe); los demás en la planilla no los recuerdo muy bien, lo que es una pena... O tal vez no...


Bueno, el punto con los federativos es que un día el Presidente tuvo alguna(s) diferencia(s) con el vicepresidente y pues nada, pasó lo que ocurre en cualquier democracia del tercer mundo: el de menor rango cambió de cara y de nombre.


Tiempo después de la salida del profesor Ramírez de Federación (O durante sus últimos meses, ya saben que la cronología no es lo mío), Marlen Ramírez (a.k.a. la hermana de Pepe) inició una aventura por el mundo de los coaches, siendo nombrada como entrenadora del equipo juvenil. Marlen salió de la planilla de entrenadores por decisión propia, las razones nadie las sabe bien a bien, pues la única referencia que tenemos de su salida es una carta, tengo que decirlo, bastante mal redactada que se envió a la Federación con copia a 34 asociaciones estatales, la CONADE, la CODEME, la CIA, los Reyes Magos, el ratón de los dientes y se puso también en varias botellas que se tiraron a la deriva en alta mar.


Cuando Pepe anunció su retiro, lo más lógico era que se iba a dedicar a la docencia. De hecho sus últimos meses que pasó en el equipo, los pasó casi como un entrenador más. Cuando quiso pasar a hacer oficial su título de entrenador y fue a Federación a pedir trabajo, la respuesta fue un “No”, aunque después de haber leído lo que pasó con su papá y su hermana, quizá la respuesta era bastante predecible (Quizá no tuvo nada que ver, pero por eso puse las historias: que cada quién saque sus propias conclusiones).


La primera vez que vimos a Pepe como entrenador oficial de algo, fue en el Estado de Aguascalientes, después en la LMT con los Centauros de Pachuca y actualmente en el equipo de Guatemala.


Me acuerdo que un día la gente de ese país centroamericano se acercó conmigo (Sigo sin saber por qué) y me preguntó algunas referencias sobre Pepe; pude haberles dado una conferencia sobre su carrera, vida personal, y hasta hablarles de algunos fetiches exóticos (9 de los 10 años que estuve en Selección, viví con él), pero mi respuesta fue un resumen básico y fácil de entender: es un cabrón. No dije más. Lo siguiente que supe es que José Luis iba en un vuelo a la ciudad de Guatemala sin boleto de regreso previsto.


El año pasado, durante el campeonato Panamericano en Aguascalientes (Pues claro, ¿dónde más? ¬¬), Pepe vino a México para volver a participar en un Panamericano después de muchos años, sólo que esta vez no venía como competidor, ni tampoco venía por México: era entrenador y llevaba el nombre de Guatemala en la espalda.


Pasó lo inevitable: Guatemala vs México. Elizabeth Zamora vs Itzel Manjarrez. Ambas campeonas de Juegos Centroamericanos y del Caribe. Pelea final en la categoría de -49 kg.


Todos están viendo esa pelea, algunos más por el morbo que por interés genuino.


La pelea se define en punto de oro, después de que la guatemalteca remontara un marcador de 4-0.


Cuarto round. Guatemala conecta una patada en el casco de Itzel. Los jueces no marcan. El coach de Guatemala se levanta. Video replay. Pulgar arriba. Oro para Guatemala.


Ese día, Pepe se colgó su tercera medalla de oro en Campeonato Panamericano, la primera como entrenador… Ganándole a México… En México… Después de que México no lo quiso.


(Karma is a bitch)


Recuerdo que había varios federativos nacionales afuera del área viendo esa pelea. Cuando el coach de Guatemala salió, nadie volteó a verlo, nadie dijo nada, no había nada que decir. Ningún profeta es bien recibido en su propia tierra


Tengo que confesar que ver a Pepe ganando el Panamericano fue uno de mis highlights del 2014. Hay incluso quienes lo han llamado “traidor”, prueba fehaciente de que el nacionalismo es una enfermedad altamente degenerativa y que ataca principalmente al cerebro.


Y pues nada… Que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve ganándole.



FE DE ERRATAS: Pepe nació en 1981, nadie jamás hubiera sospechado que es realidad un jovenzuelo en la flor de la vida.


Te quiero, viejo. Un abrazo.



@FaunoBastard

Facebook.com/FaunoBastard

23 vistas

© 2020 Fauno Bastard® Todos los derechos reservados.

  • Blanco Icono Tumblr
  • YouTube
  • RSS