• Fauno

Kiap


Justo anoche me encontraba pensando (Por increíble que parezca) qué es lo que iba a escribir en el semanario de hoy. Tenía varios temas en mente, el más recurrente de ellos era uno relacionado con la famosísima inmortalidad del cangrejo, los demás no son importantes...


Justo cuando todo parecía perdido y todo apuntaba a que iba a pasar de media noche y el semanario no estaría listo ¡BOOM! Llegó la inspiración en forma de DM (Argot tuitero).


Los gritos...


A todos en algún momento de nuestra carrera dentro de las artes marciales nos ha dado vergüenza gritar en algún punto de la historia. A la mayoría le pasa el primer día o los primeros meses, ya después uno se acostumbra y se da cuenta de que no es tan malo puesto que todo mundo grita y si alguien dentro de una clase se burlara de ti por el hecho de gritar sería tan incongruente como si un nadador se burlara de otro en pleno entrenamiento por haberse mojado.


La verdad es que los gritos son una parte muy esencial dentro del Taekwondo y son un ingrediente importantísimo dentro de una competencia. Yo crecí con la leyenda urbana de que, si no gritabas, los jueces no te marcaban puntos, después crecí y me di cuenta que, en realidad cuando no te marcan los puntos, no es por no gritar, sino por hacerle caras al referee o algo así.


Las variedades de gritos son tantas, y tan variadas, como competidores, estilos, personalidades y estrellas en los cielos existen. Agradezco a Dios que los taekwondoínes hayan adoptado formas un poco más convencionales de gritar y los combates no parezcan una competencia de gemidos como, a veces, se me figura un partido de tenis (No es broma, un día pónganle al tenis, suban el volumen y cierren los ojos. Se transportarán a un mundo mágico XXX con el poder de su imaginación).


Una vez conocí a un profesor que gritaba “Paaaeeoo”, pero lo hacía como si simulara estar tocando la escala pentatónica de Do con una flauta transversal. Jamás había escuchado algo tan genial en mi vida, así que decidí imitarlo y me enfrente a las risas burlonas de mis compañeros del momento... Desde entonces grito al mero estilo cow: “Mu”


Debo confesar que nunca he sabido a ciencia cierta cuál es el significado del grito dentro del arte marcial. Según los vagos recuerdos que tengo sobre mi enseñanza previa a cinta negra (Que mal alumno fui, que vergüenza), el grito es algo así como una manifestación del espíritu... Esto es el significado filosófico, pero sé de primera mano que la utilidad científica de éste es para que no te ahogues en las primeras tres patadas (Aunque hay algunos a los que no les funciona muy bien).


Y bueno, la verdad es que no recuerdo cuántas variedades de gritos he utilizado en mi vida, pero hubiera sido bueno llevar un registro histórico auditivo de las transformaciones que éste ha tenido a través de los años (Principiantes, tomen nota, ese registro es viable hoy en día gracias a la magia de los SmartPhones).


Por cierto, muchísimas gracias a Camila Riquelme (@camileinyonwein) mi amiga 2.0 que fue la que me hizo el favor de iluminarme proponiendo un tema y me salvó de tener que oler el bote de pegamento sintético que utilizo para motivarme cuando no se me ocurre nada.


Y gracias a todos los que me echaron porras anoche. Valen mil.


¿Tú gritas o te da pena?


Propónganme un tema...




@FaunoBastard

Facebook.com/FaunoBastard

1 vista

© 2020 Fauno Bastard® Todos los derechos reservados.

  • Blanco Icono Tumblr
  • YouTube
  • RSS