• Fauno

Basketball Jones


Cuando el TKD iniciaba, justo en su etapa más primitiva de competición internacional, los marcadores se llevaban en papeletas: los jueces desafiaban toda lógica cerebral viendo el combate en curso, anotando puntos y amonestaciones al mismo tiempo; si a esto le sumamos que además tenían que respirar, se puede entender por qué, invariablemente, tenían siempre la boca abierta mientras desarrollaban su función. Este tipo de comportamiento sobrehumano no era exclusivo del TKD, en la gimnasia hasta la fecha se aplica el mismo modus operandi.


La similitud es obvia: en aquellos días ambos eran deportes de apreciación, sólo que la gimnasia, irónicamente, nunca ha tenido que dar maromas para permanecer vigente dentro de los Juegos Olímpicos (Y su jueces nunca se han vestido de amarillo)… Y es que entre los deportes también hay clases: el TKD ha sido un deporte “arrimado” desde el año 2000, y ya saben que los arrimados y los muertos al tercer día (Ciclo) apestan.


En aquella época, que algunos llaman mejor (Esos que, a diferencia de los jueces de antaño, de repente sí se les olvida respirar), los marcadores eran raquíticos: casi nunca pasaban de cinco puntos de diferencia, era rarísimo.


Conforme el TKD fue avanzando y se fue haciendo más y más global, las reglas han ido evolucionando y se han ido adaptando a los tiempos y a las exigencias de organismos mayores como el COI, por ejemplo... Y esto hay que tenerlo muy en cuenta: mientras el TKD siga siendo olímpico, la WT(F) será la puta del COI (Dicho sea con perdón).


Cuando la tecnología lo permitió y los marcadores al fin pudieron ser visibles ante el público, todo cambió, pues justamente el público llegó a ser un factor influyente con los jueces, así que los marcadores dejaron de ser conservadores y podíamos ver diferencias de puntos de todo tipo, aunque también era poco común que los marcadores superaran los dos decimales dentro de un encuentro. Recuerdo que mi marcador en una pelea muy cerrada fue una vez de 15-14 y terminé más cansado que una elefanta después de parir.


Lo malo de tener jueces humanos, es justo eso: la maldita humanidad. Viendo esto, se reemplazaron a los jueces por máquinas frías y sin sentimientos. Nada mal, porque siempre fue un sueño que todos habíamos tenido, desgraciadamente no fue lo que muchos esperábamos.


A partir de que cambió el sistema de marcación, las autoridades de la (No tan) H. WT(F) se han quebrado la cabeza tratando de hacer que el TKD sea “más espectacular”. Es obvio que al haber cambiado el sistema de puntuación, se debió cambiar también el reglamento, el problema es que la mundial como que nomás no le atina… Yo lo primero que hubiera hecho habría sido quitar los sensores de la planta del pie, así, en el año 1.


Ahora los marcadores (Marcados por máquinas sin corazón) serán de esta forma:


  • Puño: 1 punto

  • Patada directa al peto: dos puntos

  • Patada directa a la cabeza: tres puntos

  • Patada de giro al peto: cuatro puntos

  • Patada de giro a la cabeza: cinco puntos


Así que lejos quedaron aquellos tiempos en los que los jueces vestidos de amarillo apuntaban 1-0 con la boca abierta durante tres rounds. No estoy tan seguro de qué tan “espectacular” se va ver esto, pero espero que sea para bien… Y así lo esperamos todos.


Un ejercicio muy entretenido es ver videos de finales mundiales y olímpicas de antaño y llevar el marcador con las reglas vigentes al día de hoy: la historia sería muy, pero muy distinta.


Pesajes el mismo día de la competencia, tres tipos de tiempos a elegir por los organizadores de un evento… Esas son otras historias y deben ser contadas en otra ocasión (El miércoles, por ejemplo).



EN EL CAMINO


Échenle ganas en el mundial juvenil, a ver cuántos de ustedes logran pelear un mundial de adultos pronto…




@FaunoBastard

Facebook.com/FaunoBastard

8 vistas

© 2020 Fauno Bastard® Todos los derechos reservados.

  • Blanco Icono Tumblr
  • YouTube
  • RSS