• Fauno

El día que fui acarreado

Jamás votaría por una persona abanderada por un partido político y obviamente jamás asistiría a apoyar a alguno de estos vivales en un acto de campaña… O al menos eso pensé toda la vida.



Corría el año de 2015, yo todavía tenía algo de cabello y no me importaba vestirme con playeras rosas de manga larga como de señora gorda. Era época electoral (Como todo el tiempo) y estaba en juego la gobernatura de mi estado. Como yo me destaco por ser un idiota en el sentido griego de la palabra (ηλίθιος), pues esta época sólo era una temporada más de odio y estridencia en redes sociales.


En ese entonces tenía un profesor que era parte de la casa de campaña del señor Pancho Domínguez, el candidato del Partido Acción Nacional a la gobernatura del estado. Yo me divertía muchísimo porque la gente que apoya ciegamente a los candidatos normalmente son de piel harto sensible y pues como toda la vida he pensado que aquel que se ofende por pendejadas merece ser ofendido, pues atacaba sin piedad a mi profesor con el látigo de la carrilla, aunque debo reconocer que me aguantó bastante y siempre estuvo firme en su convicción partidista.


Cada que nos veíamos yo lo molestaba con algún artículo de guerra sucia que anduviera de moda contra su candidato y él siempre me intentaba convencer de votar por él; a veces era tanta su insistencia que yo prefería invitarle un café a un par de testigos de Jeová (O como putas se escriba) y escuchar sus enseñanzas.


Un día llegó a platicarme que iba a haber un evento del candidato con varios deportistas destacados del estado y me extendió una invitación: me dijo que iba a ser una reunión en donde el señor Pancho iba escuchar las propuestas de los deportistas y que me estaba invitando por haber sido yo alguna vez un deportista destacado. Yo inmediatamente dije que no, pero después de pensarlo un poco acepté la invitación y preparé tres propuestas que me parecían bastante pertinentes pues yo había sufrido bastante con la burocracia del gobierno del estado durante mi época deportiva.


El evento fue un sábado en Querétaro capital. Yo vivía en otro municipio y ofrecieron llevarnos a todos en un transporte. Cuando llegué al punto de encuentro me di cuenta que, en efecto, había varios deportistas de diferentes disciplinas: fútbol, basquet, físico-constructivismo, taekwondo y así, y así. El transporte llegó y era un autobús de esos que se ven en la tele estacionados en los mítines políticos llenos de gente que va a “apoyar” a los candidatos. Un escalofrío me empezó a recorrer la espalda y comencé a presentir lo peor.


El evento fue en el estadio municipal. Cuando llegamos, en vez de una reunión con deportistas resultó ser una clase monumental de zumba: viejitos bailando con playeras y gorras del PAN, gente en autobuses y todas esas chuladas que se ven en esos eventos. Yo estaba abajo del camión parado en la banqueta y viendo de lejos a los viejitos echándole ganas al ejercicio cuando de repente al otro lado escuché unos cánticos que me dejaron pasmado: “Ya llegó, ya está aquí, el que va sacar al PRI”. El candidato llegó caminando con el pecho en alto en medio de una turba cantadora, gente tomándole fotos, y él saludando a las personas que pasaban en sus coches, curando a los ciegos y caminando sobre las aguas. Yo seguía con ganas de vomitar. Y es que ver eso fue como entrar a una operación de cambio de sexo: sabes que existe, aun así es increíble verlo.


Entramos al estadio, nos acomodamos en unas sillas y luego a los deportistas de San Juan nos hicieron acercarnos al escenario, sólo que no arriba, sino abajo y a un lado, o sea, la analogía perfecta. Ya estando ahí abajo vinieron a decirme que iba a pasar yo al micrófono a decir mis propuestas y accedí, después de todo yo a eso iba, pero un minuto más tarde vino un señor a decirme con toda la amabilidad que siempre no, que no iba a poder hablar. “Pero no te preocupes, vas a subir a entregarle unas propuestas” ¿Propuestas de qué? Quién sabe, era una carpeta llena de papeles, tipo cartas a los reyes magos, la cual obviamente me negué a entregar. Obvio mi negativa le valió madre a todos porque había mucha gente que estaba dispuesta a subir a dársela… Y así fue.


El mitin empezó con un niño leyendo un papel en el que le expresaba sus sentimientos al futuro gobernador, sentimientos que, sobra decir, no escribió él, pues su discurso era algo así como que la concupiscencia del gobierno adoctrinador de masas le había negado las oportunidades de participar en una olimpiada nacional a pesar de que él era el mejor de su cuadra para andar en patineta, o algo así… El candidato, al que sólo le faltó ponerse la máscara de Batman replicó que no podía aceptar que un niño le dijera que no había oportunidades en el estado y que pues se le rompía el corazón, así que en su gobierno no iba a pasar eso nunca jamas, “pinky promise”.


Yo nomás volteé con los ojos en blanco a ver a mi profe y le dije “te pasaste de verga”, y lo único que me pudo contestar fue “ya, wey, ahorita baja Pancho”. Y sí, bajó a saludar a la delegación de San Juan del Río y mientras estaba curándose en salud lo increpé con mis propuestas para mejorar el deporte en el estado. Antes de terminar de decirle la primera, el candidato me interrumpió, empezaron las selfies y pues ya valió madres.


Al final me dieron mi torta, un jugo de frutas en forma de osito y las gracias. Pero como yo soy de esas personas que siempre busca ir por “The extra mile”, me volví a formar y me comí otra torta y otro jugo de frutas en forma de osito. Ah, también me dieron una gorra y una playera del PAN que, por supuesto, me negué a recibir.


Ya de regreso en el camión escuché a mi profe platicando con uno de sus secuaces: comentaban que los habían regañado por haber llevado tan poquita gente, pero el secuaz muy elocuente dijo “o sea sí, era poquita gente, pero los de nosotros sí eran puros deportistas. Es como en la película de los 300: ¡AU!”. Yo me aguanté las ganas de escupirle y de aventarme por la ventana.


Moraleja: nunca confíen en la clientela.


Por cierto, les dejo aquí unos enlaces para que vean que el evento sí existió:


https://queretaro.quadratin.com.mx/Anuncia-Pancho-Dominguez-reconstruccion-completa-del-Estadio-Municipal/

http://adninformativo.mx/cobijan-deportistas-a-pancho-dominguez/


https://www.facebook.com/panchdominguez/posts/812251688853766





@FaunoBastard

Facebook.com/FaunoBastard

924 vistas1 comentario

© 2020 Fauno Bastard® Todos los derechos reservados.

  • Blanco Icono Tumblr
  • YouTube
  • RSS