top of page
  • Foto del escritorFauno

El final de la luna de miel



Es bien sabido por todos los que hemos hecho deporte alguna vez que no siempre se puede ganar todo, ni a todos, ni en todos lados… Dicho lo anterior es importante mencionar que las llamadas “rachas” existen y son una realidad, por lo general esas son un poco más individuales, pero llega a darse el caso de un equipo completo que atraviesa por tal, es el caso de México el año pasado navegando por la calle de la amargura y culminando en noviembre con nada menos que un título mundial, algo que nadie más, salvo Corea, ha conseguido.


Bien dicen que cuando uno toca fondo, sólo se puede ir hacia arriba, lo malo de eso es que realmente uno nunca sabe cuando se tocó el fondo, porque siempre se puede estar peor o hundirse con cada intento de salir, y es que es odioso porque funciona exactamente igual del lado contrario: una vez que se toca el cielo, invariablemente viene la caída… La diferencia es que uno sí puede saber cuando se está en lo más alto, y nada hay más alto en el mundillo de los puños y las patadas que un título mundial.


El problema de haber obtenido un título como el del pasado noviembre en Guadalajara y de manera tan inesperada es que es sumamente difícil mantenerlo, y aunque yo estoy convencido de que eso que vimos aquí en México es, o debería de ser, el nivel estándar de nuestro equipo nacional, hay una serie de factores que podrían influir en el mismo y muchos de ellos escapan del control propio de atletas y entrenadores.


Me la he pasado diciendo desde que inició este año que se debe de poner mucha atención en los eventos regionales porque a pesar de ser campeones del mundo, aquí en América todavía estamos por debajo de países como Estados Unidos y Brasil, los resultados en los últimos eventos de Costa Rica y ahora Río de Janeiro da cuenta de ello… Y sí, yo sé que es información odiosa e incómoda, incluso difícil de aceptar, pero yo de eso sí que no tengo la culpa, yo nomás vengo a platicarles las cosas como sucedieron:


Los seis medallistas mexicanos en Guadalajara, incluidos los tres campeones del mundo ya han perdido por lo menos una pelea al día de hoy, eso no es lo malo, perder es parte del juego y como dije al principio, no se puede ganar siempre todo, a todos, ni en todos lados; lo verdaderamente odioso e incómodo es que las peleas que han perdido han sido con gente del continente americano: Brandon Plaza perdió en Costa Rica contra Lucas Guzmán de Argentina, César Rodríguez contra Paulo Melo de Brasil, ambos peleando en una categoría superior a la que lo hicieron en Guadalajara, ignoro la razón; Bryan Salazar perdió la final en el Panam Series de Río contra Michael Rodríguez de Estados Unidos, lo mismo Carlos Sansores contra el cubano Rafael Alba (Que también es campeón del mundo). Daniela Souza perdió en las Vegas contra Viviane Traquille de Canadá, que por cierto tiene a un entrenador Mexicano, Carlos Amezcua; y Leslie Soltero perdió en Las Vegas y en el Open de Bélgica contra las representantes de España: Lena Moreno (que viene subiendo de junior) y Cecilia Castro (a quien le ganó la semifinal en México) respectivamente y ahora en el Panam Series de Río contra Kristina Teachout de Estados Unidos.


El diablo está en la región…


Otro foco rojo que ya debería de ser un escándalo, al menos internamente, es el caso del equipo femenil en el clasificatorio a Juegos Panamericanos y es que sólo una de las cuatro representantes lograron clasificar de manera directa, las otras tres perdieron la única pelea que debían de ganar para obtener el pase, claro que lo importante de ese evento es justo conseguir el pase, y lo hicieron muy bien en ronda de repechaje, así que aquí cabe el clásico “haiga sido como haiga sido”, aun así son cosas que se deben atender pero ya… De nuevo yo sé que esto no es lindo de escuchar, pero pues yo nomás vengo a platicarles cómo son las cosas.


Por otro lado, falta poco para el siguiente mundial y no creo que se le esté dando la importancia a la magnitud del evento porque no sólo es el mundial y ya, hay un título que defender, no estoy seguro de que se alcance a comprender lo que ello significa. Nunca antes un país que no fuera Corea había estado en una posición similar, pero no sólo eso, a partir de ahí se vienen casi cada mes los Grand Prix, Grand Slam y además los Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe… Va a ser un año extremadamente desgastante y culero y como es costumbre, México oootra vez no tiene un equipo definido para dichos eventos y ni siquiera un proceso asignado para tales, o de nuevo, al menos no público.


Lo que sí vi anunciado con bombo y platillo es el campamento con los medallistas mundiales la próxima semana, justo en las misma fechas del ya tradicional campamento de La Loma que hacen cada año… Ya saben que yo no creo en las coincidencias. Tristemente me da la impresión de que están más preocupados, justo por lucrar con el título, que por defenderlo… Idiotas.


Es verdad que el Ave Fénix puede renacer de sus cenizas cada vez, pero también es cierto que una vela arde a su máximo esplendor antes de extinguirse… De nuevo, yo creo que en Guadalajara vimos lo primero, pero me quita el sueño de una forma inenarrable saber que existe la segunda posibilidad y este será un año largo… Vamos, México.



EN EL CAMINO

El camino a los Juegos Nacionales está en llamas y hay quienes no han aprendido que no deben pelearse con la gente del dinero… Al tiempo.


No se pierdan en el YouTube las 24 rutinas de freestyle del Panam Series II en Río de Janeiro, empiezan a media noche...





54 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page