top of page
  • Foto del escritorFauno

La carrera



Recientemente se dio a conocer el calendario de eventos tentativos para la región panamericana en este 2023 y como era de esperarse es un año rebosante de diferentes y diversos torneos, pero además también se dio a conocer el calendario de la europea con abiertos casi cada fin de semana. Por supuesto está el calendario de WT con un campeonato mundial este semestre y dentro de los eventos en América, por lo menos para México, hay dos juegos multi-deportivos cada uno con su respectivo clasificatorio, además del Grand-Slam, el Grand Prixy unos juegos mundiales universitarios. Entonces es justo señalar que nunca había habido un año tan lleno como este.


Alguna vez escuché decir a un entrenador que los años de este tipo, tan llenos de eventos, no son tan buenos como parecen pues no se puede hacer una preparación adecuada si se tiene que estar compitiendo tan seguido. Evidentemente nuestro país no va estar en todos los eventos, primero por temas de presupuesto y segundo, porque existen varios eventos que sin duda serán clave para abonar a la clasificación por ranking al evento de los aritos y a esos hay que apostarle. Los Juegos Panamericanos (G-4) me parece que son fundamentales porque además son muy importantes para las autoridades deportivas mexicanas, pero en sí el resto de eventos mundiales jugarán un papel importante en las aspiraciones olímpicas de nuestros atletas mexicanos. La historia ha demostrado que no se necesitan ganar 300 G-1 para poder clasificar (además de que los puntos ni siquiera se sumarían), basta con participar en un par de eventos grandes y obtener un buen resultado… Es así de fácil (y así de difícil).


El primer compromiso que México enfrentará ya con el título de campeón del mundo es el clasificatorio a Juegos Centroamericanos y del Caribe y vaya equipo que nos representará: de las ocho categorías olímpicas que participan en el evento, México lleva a cuatro medallistas mundiales y en las otras categorías igualmente a cuatro atletas de ese mítico equipo improbable de Guadalajara 2023… Es como llevar una ametralladora a una pelea de cuchillos (dicho sea con perdón y todo respeto al resto de equipos participantes).


Digo, no está mal, además de que quizá la mayoría de ellos no van a pelear por la cantidad de competidores en la gráfica. Algunos quizá tendrán que ganar un solo combate, pero la mayoría tendrá el pase directo sin tener que derramar una gota de sudor. Y entiendo este ánimo y las ganas de querer mostrar músculo después de ser campeones del mundo, es como cuando te compras un amplificador de bulbos a 100 watts con una bocina de 4x12 y quieres ir a presumirla a tu cafetería local donde tocas cada fin de semana… De nuevo, no está mal, pero es un despropósito por varias razones: la primera es que el evento no rankea; la segunda es que el pase que se consigue es para el país, no para la persona (a estas alturas ya no tendría que estar repitiendo esto); y tercera, los Juegos Centroamericanos y del Caribe es un evento G-1, es decir, valen más el U.S. Open o la Copa Presidente que esos juegos. Ya si nos ponemos fatalistas y tocamos música de violines de fondo, pues también podemos pedir que alguien por favor piense en los niños y el riesgo que pudieran correr de una lesión que los dejara fuera de la carrera rumbo a París, eso sí sería una verdadera tragedia… Pero pensemos mejor en cosas felices.


En un año como este y en un país como este ya se debería de estar trabajando por lo menos con dos equipos en mente y una ruta a seguir en el tiempo para definir al representante de cada categoría en los eventos por venir y así evitar la vergüenza del año pasado de mandar a la banca a un montón de pre-seleccionados al prometer la siembra de atletas por resultados futuros en vez de obtenidos.


Con los resultados del último mundial realmente lo que México necesita en un par de categorías es saber sumar y restar para así saber exactamente en cuáles eventos se debería de participar, que lugar se necesitaría obtener y agendar un par de eventos chicos extra en el año por si las dudas o por si algo durante el proceso no sale como se planea… Sobra decir que la última vez que NO SE HIZO esto nos costó ir a pelear por el pase olímpico al clasificatorio regional y después tener que eliminar de la ecuación a una de las dos mejores atletas del mundo en una misma división durante una evaluación local… Y no queremos que nos pase eso otra vez, ¿verdad?


También hay que tomar en cuenta que uno nunca se puede confiar de los eventos regionales, porque muchas veces el diablo se esconde justo ahí, con los atletas que más te conocen, con los que peleas más seguido en tu región. Recordemos que en este momento, irónicamente, a pesar de ser los mejores del mundo, oficialmente no somos los mejores de América. Y tampoco hay que subestimar la relevancia de tales eventos porque al momento de hacerse categorías olímpicas ya se entra en una dimensión distinta: he visto a medallistas mundiales mexicanos perder en divisiones olímpicas contra gente del continente, y una vez vi también a una campeona mundial perder en un clasificatorio para Juegos Panamericanos, así que hay mucho que hacer, pero especialmente aprender a sumar.


Así que mis estimados tres o cuatro lectores, unámonos en oración para ver si la gente a cargo es capaz de hacer bien las sumas y restas necesarias para no comprometer la clasificación. Por lo pronto y al momento de subir este artículo no hay nadie de poomsae inscrito para México, al menos no de manera visible en este clasificatorio a Juegos Centroamericanos y del Caribe inclusive a pesar de que hoy es el último día para hacerlo y de que en esa modalidad también tenemos campeones mundiales.


Hasta este punto no me queda más que desearle suerte a los mexicanos inscritos en los eventos de la próxima semana en Costa Rica y al resto del mundo una feliz carrera olímpica que sin duda disfrutaremos y criticaré desde mi sofá mientras como pizza y me rasco la panza… Al tiempo.








108 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page