top of page
  • Foto del escritorFauno

El nivel enterrado


Bienvenidos al primer Semanario del 2024, pero antes que nada, feliz Año Nuevo a todos y muchas gracias por seguir aquí y comenzar este año Olímpico con nosotros, aunque irónicamente la primera entregar de este, su espacio de opinión favorito, tiene que ver con algo que observé en 2023 durante el Grand Slam mexicano, por que sí, estuvimos allá y tenemos una lista de reproducción completa de ese evento…


¿Pero qué fue lo que observé en aquel torneo que traigo arrastrando más allá de las fronteras de un año tan interesante como 2023? Pues bueno, como lo he comentado en videos pasados estoy muy impresionado con el estrato de cadetes y juveniles, realmente yo no me esperaba observar un nivel tan alto en esas categorías, en contraste con el nivel de los adultos que me parece que deja mucho que desear en todos los aspectos.


Y es justo de eso de lo que quiero hablar: ¿qué fue lo que sucedió o qué es lo que ha ido pasando a lo largo de los años para llegar hasta donde estamos? Pues bien, para hacer un análisis completamente certero tendríamos que hacer una medición sobre diferentes factores que se podrían contrastar entre sí, pero la verdad es que quizá para mí es más notorio este cambio de nivel porque tenía muchísimos años sin asistir a un evento de esta índole, es probable que muchos entrenadores no lo alcancen a notar tan claramente, pero es como la historia de la rana que salta a la olla y le suben la temperatura poco a poco para que no se de cuenta, algo así podría estar pasando actualmente.


También cabe la posibilidad de que yo esté equivocado, ha pasado antes, pero tan sólo los resultados generales a lo largo del año que acabó en eventos donde acudió gente que no es la que regularmente viaja le dan la razón a mi perspectiva, es más, incluso si contrastamos los resultados generales del año sin contar a los cuatro que están actualmente en el proceso olímpico, los resultados dejan mucho que desear… Y si me apuran y revisamos los resultados de México como equipo durante los cuatro Grand Prix de 2023, ahí sí incluyendo a nuestros mejores seleccionados, somos el peor equipo del año en ese certamen en todas las cosas que se pueden medir: puntos a favor, en contra, diferencia de puntos, relación peleas/triunfos, peleas ganadas contra perdidas, tomando en cuenta como “equipo” a selecciones que participaban con al menos cinco atletas. Y esto que les platico es con todo y la medalla de Sansores en París y el avance de Daniela en Manchester… Así que rematando con el Grand Slam mexicano, en donde nadie de los que fueron a Grand Prix este año participó, no es casualidad que el nivel se vea bajo, ESTÁ bajo en general.


De nuevo: no puedo decir desde qué momento empezó a verse esto, pero sí puedo racionalizar el por qué se ve así actualmente. Una de las causas que se me ocurren y quizá sea la principal es que no hay un calendario definido de competencia, esto ya no debe extrañar a nadie, ni ha sido un secreto jamás: la administración actual de federación mexicana va improvisando eventos en el camino y avisa más o menos con 15 días de anticipación, esto no permite llevar a cabo una preparación ideal porque sin una fecha es como caminar en la oscuridad, cualquier entrenador de cualquier deporte y que no sea un completo imbécil puede corroborar este punto… Pero Fauno, ¿por qué el nivel de juveniles y cadetes es tan alto si también a ellos les avisan con poco tiempo de anticipación? Es una buena pregunta, pero la respuesta es bastante simple: el nivel de cadetes y junior es el nivel de los clubes, el trabajo de sus escuelas, sin embargo una vez que alguien da el salto a adultos, es decir, a los 18 años, empiezan a surgir otras prioridades en la vida, llámese estudios, actividades laborales, familia, y un largo etcétera… El grueso de los practicantes de taekwondo, no sólo en México, sino en el mundo está por debajo de los 18 años, entonces tenemos esa estadística en contra ya nomás de entrada, si le sumas a eso que no hay una calendarización de eventos, entonces estamos fritos.


Y es algo verdaderamente tangible: para el grand slam mexicano de fin de año hubo quienes tuvieron que declinar a pesar de tener los puntos requeridos para participar, la mayoría de ellos no asistió por cuestiones escolares y esto es una red flag también: la gente está priorizando los estudios por encima del deporte y ese es el camino a la ruina… De hecho se comentó que el que nombraran a la selección nacional ese día y la base del equipo olímpico para 2028 no fue tanto un premio para los ganadores, sino un castigo para quienes no asistieron y si me permiten es también un buen examen de IQ para quienes tomaron la decisión de llevar a cabo así las cosas, obviamente reprobaron.


Sobre ese mismo tenor va la segunda razón por la que creo que los adultos ya no son lo que eran antes y es el desencanto. La verdad es que uno se cansa de estar aguantando improvisaciones y de que no se tenga certeza de absolutamente nada. Para quedar en selección tienes que participar en todos los eventos que se les ocurran, pero no sólo eso, además te tiene que ir bien, y al final uno ya no sabe si el ranking importa, si es determinado evento el que importa, es a contentillo de los federativos y eso está muy, pero muy jodido.


Y la última razón por la que se me ocurre que el nivel está estropeado en primera fuerza es justo porque quienes forman el equipo nacional, los que salen a competir, los que tienen el puesto afianzado son intocables. Alguna vez hablé sobre la tentación de tener un “comité de selección”, que nunca entró en labores formalmente, pero que sin duda opera en la actualidad. No abona en nada al nivel local el tener un puñado de atletas que estén saliendo a competir, pero que aquí en México los tengan en una zona de comfort como poco menos que intocables, mientras que a los nuevos talentos rara vez los sacan… Y cuando lo hacen, les cobran.


En fin, yo lamento mucho iniciar el año de esta forma, pero es que traía la espinita desde diciembre de comentar el asunto, para mí es verdaderamente triste que esto esté pasando porque de nada sirve la masividad del deporte si se va encontrar con un cuello de botella a la hora de la verdad, porque sí: México tiene excelentes exponentes en juvenil y cadete, esa es una realidad, pero, y siempre lo he dicho, esas categorías son de chocolate, no me mal entiendan, son etapas bonitas, pero realmente no cuentan a la hora de hacer el balance del nivel de un país de manera internacional, el taekwondo que verdaderamente cuenta, el taekwondo que deja huella, el taekwondo real es el senior y lo tenemos igual de maltratado que a la jirafa Benito, en una de esas se nos anda muriendo…






90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page