top of page
  • Foto del escritorFauno

Festivaleros



La semana pasada fue una semana muy movida en todos los aspectos y justo el fin de semana estuvo empalmado con tres eventos que yo podría considerar muy importantes, pero claro, el mote de “importante” depende mucho de quién lo diga y con qué objeto, así que vayamos por partes y empecemos por lo más relevante que es sin duda la medalla de oro de Jessica García en el campeonato mundial de para taekwondo. Es importante y relevante no sólo por ser la primera mujer mexicana que logra este título, sino porque es una de las caras conocidas dentro del para taekwondo mexicano, alguien a quien se le ha dado seguimiento y que ha estado vigente ya por varios años, así que es un gran logro y quisiera extenderle una felicitación a ella y al cuerpo multidisciplinario del para taekwondo en México, pero ya habrá oportunidad de hablar de ello.


Otra cosa que se cruzó el fin de semana fue la Copa Presidente que se realizó en Río de Janeiro, o como dicen los inútiles al frente del máximo órgano rector del taekwondo en nuestro país: el Grand Prix de Río de Janeiro 2023… Bueno, que ya para estas alturas nada me sorprende, aunque haciendo honor a la verdad, tampoco deja de sorprenderme… De este tema hablaremos largo y tendido en el siguiente episodio de Trashkwondo, no se lo pierdan por favor.


Y hablando de inútiles al frente de la h. Federación mexicana, pues el último evento que hay por comentar es justo el que ellos mismos organizaron allá en Veracruz: el 3er Festival Abierto Mexicano bendito curado calado adolescente mutante de taekwondo o algo así se llamaba… O sea, un nacional que no es selectivo nomás porque se nos antoja ¿y qué pedo?


Hay tanto que comentar acerca de este evento que no sé ni por dónde empezar. Quizá sería justo enfatizar que, como todo en la era Billy the Kid, fue improvisado… Y no me vengan a decir que no, porque perro cinismo. Si no fue un evento improvisado entonces simplemente les vale tres hectáreas de la que pobló América. El anuncio se dio a mediados de agosto, pero faltando algunas semanas la mayoría de la gente no sabía bien qué onda. En el póster no había información salvo la fecha y que era ranking G10, sí, ese ranking que no se ha actualizado desde noviembre de 2022, ese ranking…


Ahora, quizá algunos recordarán que hace no mucho tiempo, y esto podría resultar difícil de creer para muchos jóvenes que compiten actualmente, no había nacionales hechos a lo pendejo, es decir, cada evento de esta magnitud contaba para algo, no sólo para que el presidente de la FEMEX se comprara camisas de flores. Cada evento de este tipo, incluida la otrora Olimpiada Nacional, le daba la oportunidad a los ganadores de obtener un lugar en la selección, asistir a algún evento representando a México o bien la oportunidad de evaluarse o enfrentar a quienes en ese momento estuviesen en la cima del taekwondo mexicano… Pero eso es algo que ya no se acostumbra, ahora se hacen nacionales nomás por que sí.


¿Para qué fue este nacional? Pues para nada. O tal vez sí, escuchemos a un federativo tratar de explicarlo:


Voy a poner eso otra vez porque como que no lo escuché bien…


“Hoy en día el ranking es muy importante para entrar a la selección nacional”, sí, ese ranking que no se actualiza desde hace casi un año es muy importante para entrar en selección nacional… O lo que es lo mismo “ahorita no estamos recibiendo gente en selección”. Tengan tantita madre.


Hablemos de la fecha en la que se hizo, es obvio que se quizo aprovechar la coyuntura del mundial de para taekwondo… No sé exactamente cuál fue el razonamiento detrás de esta decisión: la gente a la que le hubiera podido interesar ver el mundial de para es justo la gente que estaba compitiendo en el festival ese mismo fin de semana, pero eso es lo de menos porque sabemos que los atletas no importan… Como ya comenté al principio, ese mismo fin de semana se estaba llevando a cabo la Copa Presidente, la relevancia de ese evento, además de los puntos para el ranking, es que le da un wild card a los primeros lugares para asistir al campeonato panamericano de la especialidad y como es un evento G2 no se necesita el aval de ninguna federación para poder asistir, así que si alguno de los más de 2,000 competidores hubiera tenido el nivel y el dinero para costearse el viaje pues perdió su oportunidad por haber participado en un festival llanero que realmente no va a aportar nada relevante a sus carreras… Ahora, esto de los wild cards es la misma federación la que debería de promoverlo, pero no, no lo hace, ni lo hará y podría teorizar un montón de cosas y jugarle al conspiranóico, pero también soy muy fan de la navaja de Hanlon así que no le atribuiré maldad a aquello que se puede explicar adecuadamente por la estupidez.


Y hablando de estupidez vamos rápidamente con las pifias de evento que son bastantes. Para empezar no se tenían las acreditaciones listas en cuanto se necesitaban y esto resultó en que la gente no se pudiera subir a la báscula a la hora que se dijo que empezaría el pesaje que estaba programado para las 10 de la mañana y hubo gente que permaneció sin pesarse hasta las 5 de la tarde, o sea 7 horas después… Además de una falta de respeto garrafal, es una falta de empatía total para la gente que da el peso: los atletas no importan.


Ahora, hablando de la gente que da el peso también me contaron que un seleccionado nacional estaba corriendo justo con tal propósito y cuando llegó a las básculas el comentario de quien estaba a cargo fue “¿Para qué te truenas? Tú pásale y aquí te pesamos…” O sea, está bien que aquí atribuimos estupidez por encima de la maldad, pero no mamen, no se pasen de estúpidos.


Quizá la pifia más descarada fue en el evento de poomsae donde no se tenía sistema… Así como lo oyen, no tenían sistema. Los jueces hacían anotaciones en su teléfono, luego en la mesa vaciaban la información en un Excel y de ahí la pasaban a un power point para que el público la pudiera ver… Al menos sabemos que saben usar la suite de office muy bien, lo cual no es cosa menor, sólo les falto escribir en word algo así como “NOS VALEN VERGA LOS ATLETAS”, adornarlo con chispitas y mostrársela también al público por si alguien todavía tenía dudas.


Menos mal que el sistema apareció eventualmente, o sea, decía Windows XP o algo así, pero apareció… Un sistema obsoleto y olvidado, vuélvanme a decir que el evento no fue improvisado, por favor.


Ya lo he comentado en este espacio y hoy lo vuelvo a decir: México no tiene selección nacional de poomsae, ni le interesa tenerla, así que todo el esfuerzo y sacrificio de la gente que compitió el fin de semana en Veracruz no vale un carajo… Y no lo digo yo, la misma federación publicó una felicitación a la selección nacional de poomsae por sus medallas en la Copa Presidente, la selección nacional, o sea, Cecilia y William. Además subieron una foto de Kang Young Lee ratificándolo como entrenador nacional, “entrenador” que se está paseando en un evento donde NO PUEDE ENTRAR DE COACH PORQUE SIGUE SUSPENDIDO. Muy bonito en la foto con el trofeo, pero anda paseándose por Brasil mientras hay un nacional gigante en México… Los atletas no importan. A todos los que hicieron poomsae en Veracruz: mis felicitaciones y condolencias por igual.


Más o menos lo mismo ocurre con la gente de combate… Uno pudiera pensar, y me declaro culpable de ello en algún momento también, ¿por qué siguen yendo? ¿Por qué ese afán de participar en algo que incluso va quizá en detrimento de ellos mismos y su dignidad? La respuesta es sencilla: ¡AU! El trabajo de un atleta es competir. Veo las publicaciones de toda la gente que logró obtener una medalla, que después de tanto esfuerzo por fin consiguió un resultado, un resultado que al final se tirará a la basura por la estulticia de la gente al frente, y no puedo evitar sentir una profunda rabia y un coraje que me quema las entrañas, por que sí, un atleta debe hacer lo que un atleta debe hacer… Y un federativo debería hacer lo que un federativo debería hacer y no lo están haciendo.


¿Cuántos Oscar Salazar, cuántas María Espinoza, cuántos Víctor Estrada o simplemente cuántos atletas mexicanos capaces de enfrentar a la selección nacional se van a quedar tan solo en la anécdota de un torneo de mierda en Veracruz? Porque es lo que fue. ¿Cuántos van a contar la historia de su triunfo en un nacional cuya mayor trascendencia es que no había aire acondicionado?


Están condenando al taekwondo mexicano al ostracismo mundial y todavía hay gente que aplaude o imbéciles que dicen que “así nos tocó”. Lo que más tristeza y coraje me da es que por culpa de todo esto que conté aquí hay una generación completa de taekwondoínes mexicanos que pudieron ser la gloria del país, pero no la verán nunca, reflexionen bien esas palabras, déjenlas que cuajen dentro y chinguen a su madre.








168 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page