top of page
  • Foto del escritorFauno

Tendencia a la baja



El artículo de hoy es uno de esos que no son muy bien recibidos por la crítica, pero esto es por la simple y sencilla razón de que la verdad duele e incomoda, más aun en un país en donde nos gusta sentirnos potencia en un deporte donde dejamos de serlo hace muchísimos años.


El 2023 está por terminar y es imposible no notar las similitudes con el año pasado, no sólo en cuestión de resultados, sino también en relación a las personas que los han obtenido.


Primero vamos de lo general a lo particular y es que 2022 y 2023 se parecen en el sentido de que fueron años bastante malos en cuanto a resultados, sin embargo ambos se caracterizan por dos cosas: los chispazos individuales constantes acompañados de otros esporádicos y después un cierre de año brillando como el oro.


En 2022 Daniela Souza tuvo un año bastante bueno, de hecho llegó como una de las francas favoritas para obtener una medalla en el mundial de Guadalajara, de la misma forma en este 2023 Carlos Sansores ha tenido un año espectacular. Y así como en 2022 Leslie Soltero obtuvo una medalla de bronce en un Grand Prix, también este año Brandon Plaza obtuvo el único oro en combate individual durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe para México: dos talentos constantes durante el año y dos chispazos extra de atletas que no se caracterizaron precisamente por haber tenido un gran año, sin embargo los resultados ahí han estado.


Ahora vamos con los eventos de la recta final del año, o más bien los eventos previos al Grand Prix Final porque se puede ver una coincidencia muy grande entre los atletas que brillaron en Guadalajara y quienes lo hicieron durante estos últimos Juegos Panamericanos en Santiago: son los mismos. Los tres campeones mundiales volvieron a subir a lo más alto del podium, pero esta vez en el máximo evento regional y además hay que agregar el oro de Brandon Plaza que también fue finalista en Guadalajara.


Hasta aquí creo que está bastante claro quienes son los que han tenido un mejor desempeño durante los últimos años. Como hemos dicho en este mismo espacio, ya que Sansores está clasificado y Daniela aún tiene una muy buena oportunidad de hacerlo, falta saber quiénes serán los que vayan a buscar el pase en el clasificatorio regional y es más que obvio: deberían ser Brandon Plaza y Leslie Soltero, además de que si las cosas salen terriblemente mal en el Grand Prix final y Daniela no logra la clasificación directa, tendría que ser ella la tercer competidora mexicana que fuera a República Dominicana por ese pase, aunque yo confío en que no va ser así.


También se debe tomar en cuenta otro factor y son los entrenadores. Para nadie es un secreto que es más o menos un desmadre la forma en la que se conformaron o se ha ido conformando el cuerpo técnico que dirige al equipo nacional. El año pasado durante el campeonato panamericano de la especialidad iban los tres entrenadores actuales: David Davis, Abel Mendoza, Alfonso Victoria y un iraní que estuvo como 10 minutos con el equipo y ganó el premio a mejor coach ahí mismo en el Open Dominicano, pero después no se vio más. Un par de semanas antes de este evento los profesores Davis y Abel habían sido anunciados oficialmente como los entrenadores del equipo juvenil, pero aparecieron en este evento de adultos y ya no se movieron.


Ahora, si unimos las líneas entre coaches y atletas podemos notar también un patrón: a Daniela Souza desde el año pasado no se le ha visto con ningún otro coach que no sea Abel, incluso en abiertos; lo mismo podemos decir de Leslie y Davis, son duplas que están consolidadas y que, al menos desde la perspectiva de este humilde servidor, no se entienden si no van en tandem.


Vamos con la rama varonil: el año pasado Brandon estuvo peleando con Alfonso Victoria en su esquina, mientras que este año, al menos en los dos eventos oficiales donde se ha colgado el oro, Centroamericanos y Panamericanos, ha salido con Davis. Carlos Sansores sale normalmente con Alfonso Victoria también, aunque en este último semestre lo ha hecho también con Davis, excepto ahorita en Santiago en donde a Alfonso se le ocurrió que sí quería ir a coachear después de ausentarse en el Grand Prix de París, la gira a Corea, el Grand Prix de Taiyuan y la Copa Presidente. Sansores ganó el oro en Panamericanos, aunque personalmente creo que él está en un momento en donde casi cualquiera podría estar en su esquina y los resultados no variarían gran cosa, sin embargo el resto de coacheados por el mismo entrenador durante, no sólo Santiago 2023, sino durante Centroamericanos y si nos vamos más atrás hasta el mundial de Baku fracasaron estrepitosamente… No lo digo yo, ahí están los datos, videos y todo lo que quieran revisar.


Pero Fauno, ¿a qué va todo esto? ¿Ahora cuál es el problema? El problema, mis queridos tres o cuatro seguidores es que el patrón que ha tenido el equipo en su conjunto de valer verga durante casi un año completo y luego resucitar de entre los muertos en el evento previo al Grand Prix Final es algo sumamente inusual Y YA SE REPITIÓ, después de esto no hay motivo para pensar que no se volverá a repetir el año que entra, la cosa es que el brillo de fin de año que ha tenido el equipo ha venido en descenso: el año pasado fue el mundial, este año Juegos Panamericanos, no me preocuparía tanto en un ciclo regular, pero este ciclo no lo es y creo que el mundial de Baku es la piedra en el zapato, el factor que indica que hasta los chispazos van en franco descenso. Si la tendencia sigue así y los brillos anuales vuelven a ser constantes durante el año que viene y el que sigue después, entonces llegará un momento en el que vamos a estar celebrando el primer lugar en el Abierto de Costa Rica y la federación mexicana lo va celebrar como un hito histórico.


Como lo dije hace un par de semanas, creo que ahorita ya no hay tiempo de pensar en el futuro del taekwondo mexicano, ni en el relevo generacional que probablemente vendrá después de París, los esfuerzos se deberían concentrar en salvar el barco Olímpico, porque si ese barco se hunde nos vamos todos con él… Bueno, se van ustedes, yo aquí estoy muy bien observando todo desde mi balsa.


Me preocupa que el siguiente año sea igual que 2023 y 2022 especialmente porque el evento de eventos va llegar a medio año, casi como el Panamericano de la especialidad el año pasado y el mundial de Baku hace uno meses… Y no necesito recordarles cómo nos fue. Creo que la preparación necesita enfocarse en las competencias de categorías Olímpicas porque a nivel mundial ese ha sido el talón de Aquiles de la selección, y aunque creo fervientemente que los Grand Prix de manera general son eventos bastante más complicados que los Juegos Olímpicos en cuanto a dificultad neta se refiere, igualmente es un evento mundial e igualmente, captain obvious, es con pesos olímpicos y a nadie, pero absolutamente a nadie de nuestros campeones de Juegos Panamericanos actuales les ha ido bien en ese formato, así que habrá que romper el ciclo.








50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page